Saltar al contenido

Neuromanagement: El Futuro de la Gerencia

El sector de los negocios está en constante evolución y es necesario mantenerse al día para destacar sobre la competencia. Entre las últimas tendencias recomendadas por profesionales con la maestría MBA en recursos humanos (Chief Human Resources Officer) se encuentra el neuromanagement.

¿Qué es el Neuromanagement?

El Neuromanagement se conceptualizó por primera vez en 2006 por Qingguo Ma, director del laboratorio de neuromanagement de la Universidad de Zheijang en China. Este se enfoca en aplicar la neurociencia a la gerencia y el manejo de recursos humanos.

Así, estudia cómo el cerebro se desenvuelve en ambientes laborales y, específicamente, en la toma de decisiones y el rendimiento. Su concepto más básico explica que al trabajar con personas sus emociones afectan la empresa.

De este modo, el neuromanagement se basa en el manejo de equipos desde el lado humano de los trabajadores y no en el refuerzo de reglamentos y sanciones.

Ventajas del Neuromanagement

Desde su concepción en el 2006, múltiples empresas y asociaciones han aplicado sus principios. Así, se han encontrado varias ventajas en este modelo de liderazgo.

En primer lugar, debido a que los líderes prestan especial atención a las emociones de sus empleados dentro del neuromanagement, estos han reportado sentirse más escuchados y, por ende, su compromiso y productividad dentro de la empresa mejora.

En segundo lugar, esta metodología invita a los administradores a tener en cuenta las ideas de sus empleados, sin importar la jerarquía, por lo cual incentiva la innovación y la creatividad. Del mismo modo, permite que los trabajadores sean más efectivos en la solución de problemas.

Asimismo, se ha notado una reducción significativa en el nivel de estrés y el llamado síndrome del burnout. El neuromanagement busca priorizar las tareas más importantes y evitar las comunicaciones innecesarias, puesto que alienta el trabajo independiente.

Del mismo modo, aumenta la confianza en los directivos, de manera que los empleados se sienten más cómodos de presentar críticas asertivas con las cuales la empresa puede crecer.

Finalmente, esta técnica ha alcanzado popularidad debido a que uno de sus mayores retos actualmente es mantener y afianzar los puestos laborales y generar un ambiente de trabajo colaborativo, donde los individuos se sientan escuchados, produciéndose sentimiento de pertenencia y así mismo mejorando su productividad.